Pasar al contenido principal

En este blog, nos vemos en la necesidad de abordar un tema que para nosotros los fisioterapeutas es muy importante, la recuperación de los pacientes que han tenido COVID-19. Como profesionales sanitarios tenemos un papel muy importante en toda esta batalla, y queremos que todos vosotros sepais que podemos hacer en cada caso y cómo podemos ayudar a las personas que han tenido esta enfermedad, para que vuelvan a la normalidad lo antes posible.

El COVID-19 es un virus que tiene el potencial de propagarse ampliamente, cualquier persona, sin excepción, somos susceptibles de contraer esta enfermedad.

Hasta ahora, los datos sugieren que el riesgo de sufrir COVID-19 de carácter grave aumenta en las personas mayores de 60 años y/o en aquellas que tengan de base enfermedades como hipertensión arterial y diabetes. La enfermedad es menos común y con menor gravedad en los adultos más jóvenes­; aun así, la OMS alerta sobre la posibilidad de afecciones graves en personas jóvenes (30-50 años).

Por ello, la sociedad debe plantearse no solo medidas para su prevención, sino actuaciones específicas que permitan a aquellas personas que lo padezcan recuperarse de la manera mas completa posible.

Los síntomas y signos asociados a una infección por COVID-19 son muy semejantes a los que aparecen en cualquier proceso respiratorio viral, como por ejemplo una gripe. Los más frecuentes son la tos seca, la fiebre o febrícula y la sensación de disnea(ahogo o dificultad en la respiración). En menor grado, algunos pacientes pueden tener diarrea antes de la aparición de la tos y de la fiebre, dolor de cabeza, dolor y debilidad muscular, dolor de garganta, escalofríos, e incluso perdida del olfato y del gusto.

El tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas cuando la enfermedad ha sido leve y, de 3-6 semanas cuando ha sido grave o crítica.

Hay algunos pacientes que son asintomáticos, por lo que sepan o no que tienen el virus pasaran un tiempo aislados y confinados en su domicilio. Los pacientes con sintomatología leve serán tratados con paracetamol, una ingesta de líquidos que asegure su hidratación, una alimentación saludable y reposo; en algunos casos también necesitarán la administración de oxígeno. Aquellos pacientes que tengan síntomas graves pueden llegar a ser hospitalizados para recibir cuidados especializados.

En la mayoría de casos la recuperación es espontánea, sin embargo, durante el proceso de la enfermedad pueden aparecer complicaciones de carácter grave como neumonía, síndrome de distrés respiratorio agudo y fallo multiorgánico. Además los pacientes estarán durante un tiempo prolongado en cama, con su consecuente pérdida de capacidades musculares.

 

Fisioterapia

Profesional sanitario

La fisioterapia se ha dedicado durante décadas a la recuperación de los pacientes tras sufrir lesiones musculoesqueléticas, cirugías y hospitalizaciones, enfermedades neurológicas, degenerativas, ..., y menos conocido pero no menos importante, enfermedades del sistema respiratorio. La fisioterapia respiratoria goza de gran respeto y reconocimiento entre la comunidad médica y científica por sus buenos resultados.

El COVID-19, ataca en primera línea al sistema respiratorio y genera secuelas, que deben ser abordadas desde la fisioterapia por profesionales debidamente formados en su vertiente cardiorrespiratoria buscando la recuperación más optima posible de los pacientes.

La fisioterapia respiratoria puede ayudarte a mejorar tu calidad de vida que se verá afectada después de padecer COVID-19.

La dificultad respiratoria, que puede ir acompañada de tos; deberá ser tratada con fisioterapia respiratoria para reducir la reactividad de la vía aérea y la fatiga. Si la tos fuera acompañada de secreciones buscaríamos mejorar su eficacia.

La caja torácica puede mostrar una musculatura fatigada y posiblemente dolorida que habrá que relajar y reeducar para la completa desaparición de las molestias, con un abordaje que incluya reeducación postural.

Para los pacientes supervivientes de COVID-19 se recomiendan como objetivos generales de fisioterapia respiratoria:

  • mejorar la sensación de dificultad respiratoria
  • recuperar la función pulmonar
  • mejorar la musculatura de la caja torácica
  • eliminar dolor y/o molestias
  • mejorar la disfunción y la discapacidad

La fisioterapia que se aplica en estos pacientes puede permitir que el paciente recupere sus capacidades físicas de manera completa y se minimicen sus síntomas respiratorios, con un abordaje integral y personalizado.

Las sesiones propuestas tendrían un formato preferente de dos por semana, siendo posible aumentar esta frecuencia en casos con más fragilidad y sintomatología , adecuándose así el nivel de trabajo en cada sesión a la progresión de cada paciente.

Recomendamos no ponerse en manos de profesionales que no estén específicamente formados en estas patologías ya que la progresión de cada pacientes puede ser muy variable y requerirá de la monitorización experimentada de un profesional adecuado.

Si has padecido COVID-19 o conoces a alguien que lo haya tenido no dudes en ponerte en contacto con nosotros o con otro centro especializado. En este sentido nuestro equipo de fisioterapeutas están formados específicamente en patología respiratoria y haremos una valoración inicial y un posterior tratamiento si es necesario. También tenemos profesionales formados en pilates lo que permitirá una reeducación postural global compatible con un patrón ventilatorio menos fatigante y más armonioso.

Quiero hacer una especial mención a la Fisioterapeuta Marie Carmen Valenza, Profesora Titular de la Universidad de Granada e investigadora entre otros temas de patología respiratoria; por su ayuda en la realización de esta entrada de blog. ¡¡¡Gracias por tu trabajo!!!