Pasar al contenido principal

En este blog queremos hablaros sobre una patología muy común en las clínicas de fisioterapia y que en estos momentos estamos trabajando mucho. El dolor de hombro afecta al 40% de la población, y la fisioterapia es un tratamiento muy efectivo.

La capsulitis o como comúnmente se llama “hombro congelado” es un proceso caracterizado por la pérdida progresiva de la movilidad activa y pasiva del hombro acompañada de dolor en casi todo el rango articular.

Síntomas: dolor, rigidez y disminución de la movilidad de la articulación del hombro.

La causa se desconoce, aunque se cree que se produce una combinación de inflamación sinovial y fibrosis capsular. La cápsula se espesa y se endurece, formando adherencias con una menor presencia de líquido sinovial dentro de la articulación.

Afecta más a pacientes en la edad media de la vida (40-60 años), con mayor frecuencia en mujeres (70%) que en  hombres. Entre el 20 y el 30% de los pacientes con capsulitis en un hombro acaban desarrollando el mismo proceso en el hombro contralateral, aunque es raro que ocurra en el mismo hombro dos veces.

 El dolor de hombro afecta al 40% de la población en general, la capsulitis adhesiva al 5%.

La capsulitis adhesiva u hombro congelado suele progresar en tres fases:

  • – Fase inicial inflamatoria: la duración es de 6 a 9 semanas. Se caracteriza por tener un dolor difuso e intenso,  especialmente por la noche. Existe más dolor que rigidez.
  • – Fase intermedia: del 4 a los 12 meses. Se caracteriza por tener rigidez y restricción importante del rango articular con disminución del dolor. Existe más rigidez que dolor y se hacen muy difícil las actividades de la vida diaria.
  • – Fase de “deshielo”  o de recuperación. Hay un retorno gradual del rango articular y desaparición del dolor, siendo la duración media del proceso total de 30 meses más o menos.

En la historia clínica, los pacientes nos suelen relatar un dolor progresivo de hombro sin desencadenante claro ni traumático. El dolor suele ser intenso y limitante, y se manifiesta al realizar algunos movimientos del hombro y sobre todo por la noche. Shaffer indicaba que el 50% de los pacientes diagnosticados con capsulitis adhesiva seguían teniendo dolor y/o rigidez una media de siete años después del inicio de los síntomas.

No existe ninguna causa clara que produzca hombro congelado con el uso del brazo ni la ocupación de la persona. Hay algunos factores que puedes producir mayor riesgo como la diabetes, el hipotiroidismo, enfermedades cardiovasculares, enfermedades autoinmunes, síndrome metabólico, inmovilización tras traumatismos o cirugía, accidentes cerebrovasculares, tratamiento del cáncer de mama, índice de Masa Corporal (IMC) bajo , antecedentes familiares de capsulitis , el uso de inhibidores de la proteasa en pacientes HIV y la enfermedad de Parkinson.  Los pacientes con diabetes mellitus tienen cinco veces más riesgo de capsulitis adhesiva que la población general, 13,4%. No existe una diferencia significativa en la prevalencia de capsulitis entre los pacientes diabéticos que reciben insulina y los que reciben otros tratamientos.

La inmovilización por una lesión o una cirugía en el hombro puede desarrollar hombro congelado. Es conveniente que toda persona a la que se le realice una cirugía de hombro, lo mueva poco a poco como forma de prevención, siempre y cuando no se lo prohíba el médico. Las lesiones en las cervicales también puede ser factor para que se produzca capsulitis adhesiva.

 

Tratamiento

Tratamiento de fisioterapia de hombro

Como tratamiento, el paciente puede tener un tratamiento farmacológico enfocado en el alivio del dolor, recetado siempre por un médico, basado en analgésicos, antiinflamatorios o incluso bloqueo del nervio supraescapular.

La fisioterapia y la osteopatía tienen por objetivo estirar o romper la cápsula articular mediante maniobras de estiramiento.

A veces incluso hay que recurrir a las infiltraciones intraarticulares.

Nosotros en la clínica, después de una exhaustiva exploración y valoración, proponemos un tratamiento personalizado que generalmente sigue el siguiente protocolo:

  • + Calor. El calor aplicado al comienzo del tratamiento ayuda a aflojar el hombro antes de las movilizaciones y estiramientos.
  • + TENS para reducir el dolor.
  •  + Masajes suaves de toda la musculatura del hombro, cuello, tronco y espalda.
  • + Movilizaciones de hombro. El fisioterapeuta debe realizar movilizaciones suaves, para ganar amplitud articular sin forzar por la posible respuesta negativa del cuerpo.
  • + Estiramientos de la musculatura acortada.
  • + Crioterapia al finalizar las terapias, ya que el frío ayudara a aliviar el dolor producido por la propia fisioterapia.
  • + Prescripción de ejercicios para implicar al paciente en su propia recuperación. En primer lugar guiados por el fisioterapeuta y después para que los realice en casa.

Por último nos gustaría remarcar que el tratamiento precoz en las fases iniciales parece disminuir el tiempo de recuperación.

Si tienes alguno de estos síntomas, no lo dejes, y ponte en manos de un profesional lo antes posible. PIDE CITA en el  958262362, CLINICA DE FISIOTERAPIA VALENZA, tu clínica de confianza.